La influencia de los genes en la reacción al consumo de alcohol

Actualizado: 25 nov 2021

Las bebidas alcohólicas se han utilizado durante siglos en entornos sociales, culturales y religiosos, siendo una de las sustancias adictivas más ampliamente consumidas en el mundo. Si bien muchas personas pueden manejar bien su consumo, algunas tienen síntomas extremadamente desagradables cuando beben incluso cantidades limitadas de alcohol.

Existen estudios que evidencian que el consumo moderado de alcohol puede generar ciertos beneficios cardiovasculares, pero los efectos negativos superan a los positivos cuando se aumenta la cantidad o mismo dependiendo de la genética de cada uno.



Cuando uno consume alguna bebida con alcohol, el 90% de su procesamiento ocurre en el hígado. Una enzima llamada alcohol deshidrogenasa convierte el etanol en acetaldehído, el cual es un subproducto tóxico. Otra enzima llamada aldehído deshidrogenasa convierte rápidamente este subproducto en acetato. Antes de que el hígado comience a procesar el alcohol (aproximadamente 20 minutos después del consumo), el alcohol se absorbe del estómago al torrente sanguíneo y llega a todo el cuerpo, incluido el cerebro. Allí se enlentecen los procesos del sistema nervioso central, haciendo que se experimente confusión, incapacidad para recordar cosas, funciones motoras lentas y pérdida de audición después de empezar a beber. La rapidez con la que el alcohol afecta la actividad del cerebro puede depender de factores como la edad, la contextura, el sexo, la frecuencia de consumo y también los genes.

Cuando el contenido de alcohol corporal es excesivo, la persona comienza a experimentar síntomas como:

  • Enrojecimiento y picazón de la cara y la piel

  • Náuseas y vómitos

  • Aumento de la frecuencia cardíaca

  • Dolores de cabeza

  • Mareos

Es importante saber que el alcohol incrementa los riesgos de:

  • Alcoholismo

  • Caídas, ahogamientos y otros accidentes

  • Cánceres de cabeza, cuello, estómago, colon, mamas entre otros

  • Ataque cardíaco y accidente cerebrovascular

  • Hipertensión arterial

  • Alteraciones del sueño

  • Gastritis y úlcera gastroduodenal

  • Agresividad y depresión

  • Cirrosis hepática

  • Disfunciones sexuales

  • Deterioro cognitivo

  • Encefalopatías

  • Demencia

  • Psicosis

  • Comportamientos sexuales arriesgados, embarazo no deseado o no planeado e infecciones de transmisión sexual (ITS)

  • Anomalías congénitas graves o el síndrome de alcoholismo fetal cuando se consume durante el embarazo

  • Suicidio y homicidio



La genética juega un papel importante en determinar la reacción del organismo frente al consumo de alcohol.

El gen ALDH2 ayuda a producir aldehído deshidrogenasa (ALDH) que convierte el acetaldehído tóxico del alcohol en acetato. Este paso es muy importante para prevenir la acumulación de acetaldehído en el cuerpo que conduce al enrojecimiento por alcohol y posterior resaca.

Si tu genética presenta para el marcador rs671 la variante G refleja una actividad normal de la enzima, sin riesgo de enrojecimiento ni resaca asociado al consumo moderado de alcohol. Sin embargo, podría asociarse al alcoholismo ya que este tipo de genotipos suele tomar más, pero, a su vez, suele tener una respuesta favorable al tratamiento de alcoholismo (por ejemplo, con disulfiram).

Por otro lado, si tu genética presenta para el marcador rs671 la variante A refleja una actividad reducida de la enzima, con mayor riesgo al enrojecimiento y resaca luego de la ingesta moderada de alcohol. El beneficio es que lógicamente se asocia a menores problemas con el consumo de alcohol ya que estos genotipos sensibles tienden a tomar menos. Si es que existieran, es importante saber que este genotipo presenta baja respuesta al tratamiento farmacológico del alcoholismo.


Es importante recordar los efectos negativos a largo plazo que genera el consumo excesivo de alcohol y limitarlo a valores mínimos, buscando la ayuda de profesionales acordes de ser necesarios.



En nuestro nuestro test genético en el reporte "Cafeína y alcohol” podrás encontrar cómo es tu genotipo con respecto al consumo de alcohol y así abordar un manejo acorde en el plan de coaching de hábitos y nutrición.



 

Referencias:


1. Institutos Nacionales de Salud (EE. UU.); Estudio Curricular de Ciencias Biológicas. Serie de suplementos del plan de estudios de los NIH [Internet]. Bethesda (MD): Institutos Nacionales de Salud (EE. UU.); 2007. Información sobre el alcohol. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK20360/

2. Chiva-Blanch G, Badimon L. Beneficios y riesgos del consumo moderado de alcohol en las enfermedades cardiovasculares: hallazgos y controversias actuales. Nutrientes 30 de diciembre de 2019; 12 (1): 108. doi: 10.3390 / nu12010108. PMID: 31906033; PMCID: PMC7020057.

3.Minzer S, Losno RA, Casas R. The Effect of Alcohol on Cardiovascular Risk Factors: Is There New Information? Nutrients. 2020 Mar 27;12(4):912. doi: 10.3390/nu12040912. PMID: 32230720; PMCID: PMC7230699.

4.Lando LJ Koppes , Jacqueline M. Dekker , Henk FJ Hendriks , Lex M. Bouter , Robert J. Heine. El consumo moderado de alcohol reduce el riesgo de diabetes tipo 2. Diabetes Care, marzo de 2005, 28 (3) 719-725; DOI:10.2337 / diacare.28.3.719.

5.MedlinePlus. Consumo y nivel seguro del alcohol. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001944.htm

6.Jaramillo Priscilla C, Fuentes Katterina, Cortés Carla, Cisternas Carlos, Salazar Luis A. Análisis de la Interacción entre el Polimorfismo Rs671 del Gen ALDH2 y Consumo de Alcohol en Individuos Chilenos. Int. J. Morphol. [Internet]. 2015 Mar [citado 2021 Oct 13] ; 33( 1 ): 68-72.

7.Yoshida A, Huang IY, Ikawa M. Molecular abnormality of an inactive aldehyde dehydrogenase variant commonly found in Orientals. Proc Natl Acad Sci U S A. 1984 Jan;81(1):258-61. doi: 10.1073/pnas.81.1.258. PMID: 6582480; PMCID: PMC344651.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo